REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
EN SU NOMBRE

JUZGADO SEGUNDO DE PRIMERA INSTANCIA DE JUICIO DEL TRABAJO DEL RÉGIMEN PROCESAL TRANSITORIO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO MIRANDA CON SEDE EN GUARENAS


EXPEDIENTE NÚMERO 003147
SENTENCIA DEFINITIVA

En fecha 28 de junio de 1999, el Extinto Juzgado Segundo de Primera Instancia del Trabajo de esta misma Circunscripción y sede, dio curso a la demanda por CALIFICACIÓN DE DESPIDO, incoada por el ciudadano JOSE JOAQUIN DÍAS DO MOCHO, de Nacionalidad portuguesa, mayor de edad, con cédula de identidad Nº E-1.035.853, domiciliado en Guatire, representada por la abogada INGRID CASTRO, inpreabogado Nº 93.989, en contra de la empresa T. H. CONSTRUCCIONES, C.A., inscrita en el Registro Mercantil de la circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda en fecha 24 de octubre de 1996, bajo el Nº 40, Tomo 56-A PRO representada judicialmente por el abogado DEFENSOR AD LITEM EVENCIO CORTEZ inscrito en el inpreabogado bajo el Nº 43.017.

CAPITULO II
RELATO DEL CASO

La pretensión sustancial de la demanda es el reenganche del actor a sus labores habituales de Trabajo en la prenombrada empresa, alegando la parte actora que comenzó a laborar para la empresa demandada en fecha 01 de julio de 1995, desempeñando el cargo de ROTATIVO (MAESTRO GENERAL DE OBRA), devengando un salario diario de Bs. 20.000,00, siendo despedido en fecha 24 de mayo de 1999, con un horario comprendido desde las 7:00 a.m., hasta las 5:00 p.m.

Estando dentro del lapso previsto en el artículo 117 de la Ley Orgánica del Trabajo para que tuviera lugar la contestación de la demanda por calificación de Despido, Reenganche y Pago de Salarios Caídos, la demandada lo hace de la siguiente manera:

Dicha pretensión fue controvertida por la demandada, quien Negó, la relación laboral entre la empresa y el actor, negó y Rechazó que haya existido ningún despido injustificado, negó que haya laborado en la empresa por un lapso de 3 años, y que haya devengado ningún tipo de salario y mucho menos que haya percibido Bs. 20.000,00 diarios.

Abierto el juicio a pruebas, solo la parte actora hizo uso de tal derecho, no habiendo pruebas que exhibir, ni admitir por parte de la demandada.

la demandada desconoce las pruebas consignadas por la parte actora por considerarlas que son copias simples y por lo tanto son impertinentes y no están ajustadas a derecho, donde además alega que no poseen ningún valor probatorio por lo tanto desconoce cada uno de los recibos consignados por la parte demandante alegando que nada demuestran.

Asimismo la parte actora insistió en hacer valer las copias presentadas por el Trabajador y se desestimara el desconocimiento de la empresa demandada, esta no solicitó la prueba de cotejo correspondiente a los fines de desvirtuar los recibos consignados por la parte actora. por lo que hace plena prueba de que para el 01 de julio de 1995 al 24 de mayo de 1999 laboró el ciudadano JOSE JOAQUIN DÍAS DO MOCHO como Maestro General de Obras en la empresa demandada, y salario para la fecha del despido fue de Veinte Mil Bolívares con Cero Céntimo. (Bs. 20.000,00) diarios, es por lo que Juzgador le da pleno valor probatorio. Y ASÍ SE ESTABLECE.

MOTIVACIÓN NORMATIVA
Siendo la oportunidad legal para dictar sentencia en la presente causa este Tribunal pasa a hacerlo conforme al artículo 243 ordinal 4° del Código de Procedimiento Civil en base a la siguiente motivación:

Indica la parte actora en su demanda de Calificación de Despido reenganche y pago de Salarios Caídos, “que comenzó a laborar para la empresa demandada en fecha 01 de julio de 1995, desempeñando el cargo de ROTATIVO (MAESTRO GENERAL DE OBRA), devengando un salario diario de Bs. 20.000,00, siendo despedido en fecha 24 de mayo de 1999, con un horario comprendido desde las 7:00 a.m., hasta las 5:00 p.m., por lo que laboró para la empresa por un termino de tres (03) años, diez (10) meses, y veintitrés (23) días.”

En la oportunidad para que tuviera lugar el acto de contestación al fondo de la demanda en el presente juicio, la accionada compareció al mismo dentro del plazo indicado, contestando la demanda de manera genérica o vaga, trayendo esto como consecuencia LA ADMISIÓN DE LOS HECHOS alegados por el actor en su escrito libelar. Ante tal situación se hace necesario indicar que el artículo 68 de la Ley Orgánica de Tribunales y de Procedimientos del Trabajo, en su último aparte establece lo siguiente:

“...Se tendrán por admitidos aquellos hechos indicados en el Libelo respectivo de los cuales, al contestarse la demanda, no se hubiere hecho la requerida determinación ni aparecieren desvirtuadas por ninguno de los elementos del proceso.”

Conforme a la disposición antes transcrita podemos señalar para que opere LA ADMISIÓN DE LOS HECHOS es necesario que se encuentren llenos los siguientes requisitos:

Que la demandada al contestar la demanda no hubiere hecho la requerida determinación sobre los hechos indicados en el libelo.
Que los hechos indicados en el libelo no aparecieren desvirtuados por ninguno de los elementos del proceso.

Como se indicó en lo antes expuesto la demandada, compareció a dar contestación, para lo cual fue debidamente citada, tal y como consta en diligencia consignada por el alguacil en fecha 12/08/1999, dejando constancia de que practicó la misma en la sede de la demandada, tal y como lo solicitó el extinto Juzgado Segundo de Primera Instancia del Trabajo de la circunscripción Judicial del Estado Miranda con sede en Guarenas, en diligencia inserta al folio (25), cumpliéndose así el primer extremo previsto en el último aparte del articulo 68 de la Ley Orgánica de Tribunales y de Procedimientos del Trabajo, para que opere la admisión de los hechos. Así se establece.

Revisadas las actas procesales, se verifica que la demandada no trajo a los autos medio probatorio alguno que desvirtúe la reclamación de la parte actora, quedando así llenó el segundo extremo del último aparte del artículo 68 de la Ley Orgánica de Tribunales y de Procedimientos del Trabajo para que opere la admisión de los hechos contra el demandado, y así debe quedar establecido en el dispositivo de este fallo.

CAPITULO III
DISPOSITIVO

Por todos los razonamientos antes expuestos este JUZGADO SEGUNDO DE PRIMERA INSTANCIA DE JUICIO DEL RÉGIMEN PROCESAL TRANSITORIO DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO MIRANDA CON SEDE EN GUARENAS, administrando Justicia en nombre de la REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA y por la autoridad que le confiere la ley declara:

PRIMERO: ADMITIDOS, por la parte demandada Sociedad Mercantil T.H. CONSTUCCIONES C.A LOS HECHOS ALEGADOS POR LA PARTE ACTORA EN SU ESCRITO LIBELAR

SEGUNDO: CON LUGAR la solicitud de calificación de despido y en consecuencia SE ORDENA el reenganche y el pago de salarios caídos los cuales deberán ser cuantificados desde la fecha del despido, es decir 24 de mayo de 1999, hasta la efectiva reincorporación del Trabajador a sus labores habituales, en fundamento al articulo 116 de la Ley Orgánica del Trabajo, a razón de VEINTE MIL BOLIVARES CON CERO CENTIMOS (Bs. 20.000,00) diarios, incluyendo todos y cada uno de los aumentos y ajustes salariales que le correspondan al trabajador tanto legal como contractualmente, asimismo, se deben excluir los lapsos de inactividad procesal, tales como las vacaciones Judiciales, huelgas de funcionarios Tribunalicios, y cualesquiera otros que hayan podido paralizar la causa por motivos no imputables a las partes, igualmente en casos de inacción del demandante para impulsar el proceso, todo de conformidad con lo establecido en el articulo 61 de la Ley Orgánica del Trabajo, para lo cual se ordena expedir por secretaria, los cómputos de los días de despacho, desde la fecha del despido hasta la fecha de la publicación del presente fallo

TERCERO: SE ORDENA: EXPERTICIA COMPLEMENTARIA DEL FALLO, a los fines de determinar el pago de salarios caídos, los intereses moratorios y la corrección monetaria, la cual deberá ser practicada por un solo experto que designen las partes, en acto único fijado previamente, y en caso de desacuerdo deberá ser designado por el Tribunal, cuyos honorarios estarán a cargo de la parte demandada, conforme a lo dispuesto en el Artículo 87 de la ley Orgánica de Tribunales y Procedimientos del Trabajo. El ajuste deberá ser calculado a partir de la admisión de la presente demanda. Así se establece.

CUARTO: SE CONDENA EN COSTAS a la parte demandada, por su total vencimiento en el presente juicio, de conformidad con lo establecido en el artículo 59 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

Por cuanto la presente decisión se dicta y publica dentro del lapso previsto para sentenciar, no se requiere de la notificación de las partes, ya que las mismas se encuentran a derecho, por lo que, queda entendido que el primer (1°) día de despacho siguiente al de hoy, comenzará a correr el lapso de Ley, para interponer recursos contra este fallo.

Dictada en la Sala del despacho del Tribunal Segundo de Primera Instancia de Juicio del Trabajo del Régimen Procesal Transitorio de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda en Guarenas, a los veintiún (21) días del mes de diciembre de 2004.

Publiques, regístrese y dejase copia

Años 194° de la independencia y 145° de la federación.


JESÚS GREGORIO COVA
JUEZ




MIRLES ALVAREZ CUBA
SECRETARIA



En esta misma fecha se cumplió con lo ordenado siendo las 3:20 p.m.





MIRLES ALVAREZ CUBA
SECRETARIA





Expediente Nº 003147
JGC/ MAC / YRIS &