REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
TRIBUNAL CUARTO DE CONTROL EXTENSIÓN VALLES DE TUY

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA


PODER JUDICIAL

Tribunal Penal de Control del Circuito Judicial Penal del Estado Miranda - Extensión Valles del Tuy
Valles del Tuy, 10 de Julio de 2006
196º y 147º

ASUNTO PRINCIPAL : MP21-P-2006-000812
ASUNTO : MP21-P-2006-000812



Vista la solicitud interpuesta por el Fiscal del Ministerio Público para el Régimen Procesal Transitorio Dra. OMAIRA RICCARDI JIMENEZ, en el proceso que se sigue en la actuación N° MP21-P-2006-000812 a personas desconocidas, por la presunta comisión de uno de los delitos contra las personas, y donde se solicita a este Tribunal pronunciamiento de Sobreseimiento de la Causa, conforme a lo establecido en los artículos 318, numeral 3°, con relación al artículo 48, numeral 8° ambos del Código Orgánico, en concordancia con el artículo 108, ordinal 1° del Código Penal Vigente, concatenado con el artículo 34, ordinal 10 de la Ley Orgánica del Ministerio Público, y revisadas como ha sido lo solicitado, y demás recaudos este Tribunal para decidir Observa:

Se evidencia que la presente causa se inició en fecha 02 DE JULIO DE 1996, en virtud de la denuncia interpuesta por PASTRAN BENITEZ LAYNE MARIA, quien señaló haber sido objeto LESIONES INTENCIONES MENOS GRAVES por parte de unos sujetos desconocido. Ahora bien, desde la fecha de la denuncia se hicieron todas las diligencias tendientes al esclarecimiento del hecho denunciado sin que hasta el presente se haya dado con el paradero del presunto agresor y transcurriendo un lapso superior al establecido en el artículo 108 del Código Penal para que se verifique la prescripción extraordinaria de la acción penal .

Así las cosas, y observándose que los hechos que dieron origen a esta investigación nada han aportado hasta el presente, es necesario considerar que no tiene sentido mantener una averiguación que con el evidente transcurrir del tiempo nada aporta al procesamiento penal de persona alguna, ocupando espacio físico en dependencias judiciales, que bien sabemos no cuentan con la infraestructura para albergarlas, y restando diligencias a otras que por lo menos aportan más elementos en la consecución de la justicia.

La petición de la Representación Fiscal ajustada a la realidad de nuestro sistema penal, recurre a la figura de la prescripción de la acción penal para perseguir ilícitos penales, donde el transcurrir del tiempo opera de pleno derecho a la extinción definitiva de la persecución penal, y aunque se haya producido el accionar del aparato jurisdiccional, nada se logró en el esclarecimiento del hecho criminoso que hoy nos ocupa. Sin embargo, la forma por excelencia de poner fin a un proceso es la establecida en el artículo 318 de nuestro Código Orgánico Procesal Penal, que se expresa en la promulgación de una sentencia con carácter de cosa juzgada; Este sistema procesal prevé diferentes hipótesis en la culminación de los procesos penales, y es el Representante del Ministerio Público el diligente en proponer ante el órgano jurisdiccional la promulgación del fallo.

En este orden de ideas, el petitorio Fiscal se enmarca dentro de la culminación del proceso con las ya aludidas consecuencias, que no es otra, que la cesación efectiva de un proceso abierto. Sin embargo, en el caso concreto, este transcurrir del tiempo presupone a un sujeto a que favorecer con la prescripción, aunque se ventile en que sería inoperante el seguimiento del proceso investigativo, ya que el tiempo logró procesalmente, el fenecimiento de la acción penal en el caso planteado. Aunado a la circunstancia de que aún cuando fueren traídos a los autos los llamados elementos de convicción, la acción penal para proseguirlos estaría evidentemente prescrita por cuanto ha transcurrido más del tiempo establecido en el artículo 108 del Código Penal para que se verifique la prescripción extraordinaria de la acción penal, todo de conformidad con lo dispuesto en el artículo 318, numeral 3°, numeral 8° del artículo 48 ambos del Código Orgánico Procesal Penal en concordancia con el artículo 108 del Código Penal. Y ASI SE DECIDE.

Estimó el Tribunal innecesaria la celebración de la audiencia a que hace alusión el artículo 323 ejusdem, por cuanto para la comprobación del motivo que origina el Sobreseimiento se aclara por si solo. Y ASI SE DECIDE.

DISPOSITIVA

Sobre la base de los antes razonado, este Tribunal de Primera Instancia en lo Penal en funciones de Control N 03 Administrando Justicia en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley DECRETA EL SOBRESEIMIENTO de la causa signada bajo el N° MP21-P-2006-000812 seguida a personas desconocidas, y donde funge como víctima el ciudadano PASTRAN BENITEZ LAYNE MARIA, procedimiento seguido por la presunta comisión de uno de los delitos contra las personas, y consecuencialmente pone término al procedimiento, adquiriendo el presente fallo de no ser impugnado autoridad de cosa juzgada, todo de conformidad con lo dispuesto en los artículos 318, numeral 3°, numeral 8° del artículo 48 ambos del Código Orgánico Procesal Penal en concordancia con el artículo 108 del Código Penal.

Publíquese, Regístrese, Diarícese la presente sentencia, notifíquese a las partes y remítase al archivo judicial.

LA JUEZ CUARTO DE CONTROL
SANDRA SATURNO MATOS

EL SECRETARIO,
ARMANDO MENDOZA

En esta misma fecha se dio cumplimiento a lo ordenado en el auto que antecede y se dejó copia.

EL SECRETARIO,
ARMANDO MENDOZA